GlobalGAP, 20 años transformando la CULTURA de la Agricultura

04.11.2016 Por: Revista Mercados

El pasado mes de septiembre, los días 26 y 27, se celebró la GlobalGAP Summit en Ámsterdam, coincidiendo con el XX aniversario de la fundación de la entonces European Retail Partnership (EUREP-GAP) que después se transformó en GlobalGAP al trascender las Buenas Prácticas Agrícolas del entorno Europeo al ámbito global. Y es que los números de GlobalGAP no engañan, más de 150 mil agricultores en 120 países cubriendo más de 3 millones de hectáreas. Es difícil encontrar un lugar en el mundo en donde no conozcan el estándar, no lo tengan implantado o están en vías de conseguirlo, GlobalGAP ha conseguido convertirse en la lengua común de agricultores y distribución.

Sin duda ha sido un éxito, aunque a veces su éxito le pueda dificultar un poco la gestión. Y es que después de estar un par de años participando en comités y reuniones internas se empieza a conocer mejor la organización y a entender las cosas que entrañan más dificultad. Un organismo que crece tanto necesita una gran cantidad de estructura y de órganos que le doten de agilidad y practicidad, esto en términos generales se consigue hacia el interior, la verdad es que sorprende lo fluida que es la comunicación y el trabajo interno, pero hacia el exterior es un poco más complicado. La cultura de la regulación voluntaria no es tan fácilmente asumida por todos los actores ni en todos los países al mismo ritmo. Las normas voluntarias ganan en riqueza, representatividad y transparencia cuanto mayor y diversa es su participación, la integración de comités permite representar intereses de las partes, verificar la ausencia de conflictos de intereses y garantizar un trato justo a todos los participantes, de ahí su importancia.

Con esto quiero llevar la atención a la participación de productores en la conformación de la norma, sus órganos internos y sus comités, y de la participación, la que nos interesa, la de empresas españolas. Cierto es que en los últimos años ha mejorado bastante, al principio estaban los grandes jugadores institucionales como FEPEX y ANECOOP pero poco a poco se han ido integrando más y actualmente ya sobrepasa la veintena. Pero una cosa es convertirse en socio, rellenar los documentos y pagar las tasas y otra es participar de verdad, aportar experiencia y conocimientos en los comités para el beneficio de todos, y en eso aún queda camino por recorrer. La presencia de empresas españolas en los comités internos es más bien escasa. El pasado año se estuvo elaborando el estándar de Cultivos para Procesos (CfP – Crops for Processing) en el cual ZERYA participó y se echó en falta más productores en general, de cualquier lugar del mundo, claro que estuvieron los representantes industriales de la industria de conservas y congelados, zumos y néctares, y de elaborados, que en su mayoría tienen socios productores y sus cadenas de abastecimiento están plenamente controladas y consideradas, pero en general hizo falta ver a productores reales, de fruta para zumo, de tomate para industria, de frutas y vegetales para enlatado, de uva para vinificación, etc., en su espíritu, GlobalGAP se define a su misma como como una asociación, un partenariado (Global Partnership) de todos los miembros de la cadena de distribución, fundamentalmente productores y detallistas, pero una parte de eso socios, los productores, aunque está en el papel se manifiesta poco. La elaboración y desempeño de estos estándares les compete totalmente y les afecta mucho en su día a día, el trabajo de todos mejoraría mucho con una participación de productores mayor, sus voces y sus experiencias son necesarias. Desde aquí quiero entonces recomendar a las cooperativas, productores, agrupaciones, SAT’s, etc., a que conozcan las oportunidades de participación y que si tienen posibilidades participen.

Feliz 20 Aniversario y larga vida a GlobalGAP!

Por. Javier Arizmendi
Fuente: Revista Mercados (27/10/216)
Artículo original en pdf aquí.